Historia de las Divisiones Panzer en la Segunda Guerra Mundial


Concebido como el principal carro de combate de las formaciones acorazadas alemanas, el Panzer III, que apareció por primera vez en 1936, fue el fundamento de las divisiones panzers hasta bien entrado el año 1942.

Se hicieron intensas pruebas con varios prototipos y con los primeros vehículos de producción. El Asuf. E, que era un diseño de Daimler-Benz, fue el primer modelo que se fabricó en serie y que ya tenía la suspensión que consitía en seis ruedas a cada lado sobre una suspensión de barras transversales de torsión.

Aunque el chasis siguió siendo básicamente el mismo, el armamento principal y el blindaje del Panzer III se aumentaban considerablemente: desde el cañón corto de 37 mm y la protección de 14,5 mm de los primeros modelos, se pasaba al cañón de 50mm KwK 39L/60 (de 60 calibres, es decir, 3m de longitud), hasta los 50 mm de coraza frontal del modelo J, de 1941.

El Panzer III fue utilizado durante las campañas contra Polonia, Francia, la Unión Soviética y en el Norte de África. Algunos se siguieron usando en Normandía y Arnhem en 1944.

En las campañas polaca y francesa, el Panzer III era un pequeña parte de las fuerzas blindadas alemanas. Sólo se disponía de algunos centenares de Panzer III de los modelos A al F, la mayoría armados con cañones de 37 mm. En ese momento era el mejor tanque medio disponible por los alemanes y superaba a la mayoría de sus oponentes como el 7TP polaco, los tanques ligeros franceses R 35 y H 35, y el tanque de caballería Somua S-35.

En la época en la que los alemanes invadieron la Unión Soviética, el Panzer III era el tanque alemán más numeroso. La mayoría de los tanques disponibles tenían el cañón de 50 mm. Sin embargo, el Panzer III era inferior a los tanques soviéticos T-34 y KV, aunque las mejores tácticas, entrenamiento de la tripulación y ergonomía del Panzer III contribuyó a tener un ratio de bajar a favor de 6 a 1 en 1941.

Con la aparición del T-34, fue prioritario el rearme de los Panzer III con un cañón más poderoso de 50 mm: los modelos J y L tenían un cañón más largo y blindaje mayor. Estas versiones estaban disponibles entre 1942 y 1943. Además, para defenderse de los rifles antitanque soviéticos, en 1943 el modelo M comenzó a utilizar blindaje espaciado en la torreta y el casco. Para entonces, sin embargo, el Panzer III comenzó a ser relegado a tareas secundarias, siendo reemplazado por el Panzer IV y el Panther. La última versión, el modelo N, estaba armado con un obús corto de 75 mm para apoyo de infantería.

El Panzer III era bueno, aunque no sobresalía, en blindaje, armamento y movilidad. Estaba bien diseñado al tener una torreta de tres miembros (artillero, cargador y comandante), dejando al comandante libre para concentrarse en sus tareas de coordinación y dirección. Esta característica estaba en otros tanques, pero la mayoría de los carros de combate tenían menos de tres tripulantes en la torreta, lo que reducía la capacidad de combate del tanque. Además, el chasis del Panzer III fue utilizado como base para el Sturmgeschütz III, uno de los cañones autopropulsados más importantes de la guerra.