Historia de las Divisiones Panzer en la Segunda Guerra Mundial

 

SdKfz 161/3 – Möbelwagen

Cuando el ejército alemán empezó a pensar en la formación de las divisiones de panzer, en la década de 1930, hasta cierto punto pasó por alto el efecto que tendrían las fuerzas aéreas en las batallas terrestres. Las primeras campañas tuvieron éxito porque Alemania tenía la superioridad aérea y tomaba la iniciativa en todas las operaciones del periodo 1939-41.

Aviones como el Junkers 87 (Stuka), el Junkers 88 y el Me 109 se utilizaron para atacar y dispersar las fuerzas terrestres enemigas, justo por delante de las divisiones de panzer. Soviéticos, americanos e ingleses no tardaron en darse cuenta de la eficacia de la idea y, a medida que avanzaba la Segunda Guerra Mundial, los aliados empezaron a aplicar cada vez esas tácticas de ataques aéreos a tierra. Los aviones como el EL-2 Sturmovik, el Typhoon y el Thunderbolt se convirtieron en la pesadilla de la Wehrmacht y fueron esenciales para el avance implacable de los aliados en Alemania en 1944-45. En aquella época, la Luftwaffe estaba siendo diezmada en los frentes del este y el oeste y los aviones aliados volaban sin apenas ser molestados, escogiendo sus objetivos tranquilamente. Fue una época crítica para la Wehrmacht, a pesar de contar con vehículos y armas antiaéreas.
Cuando estalló la guerra en 1939, los alemanes habían hecho algunas disposiciones sobre defensa antiaérea en las divisiones y los pelotones antiaéreos ligeros formaban parte de todas las divisiones. Sin embargo, en su mayor parte eran piezas ligeras remolcadas, pero suficientes para enfrentarse a la amenaza aérea en las primeras campañas. Pero pronto esta defensa antiaérea quedó obsoleta. Entonces se desarrollaron rápidamente equipos autopropulsados. En 1940, estaba en servicio una versión del semioruga ligero SdKfz 10, el SdKfz 10/4, con un Flak 30 de 2cm en el compartimento trasero. Al año siguiente, entró en servicio el semioruga mediano SdKfz 7/1, con el Flakvierling 38 cuádruple.

Primero se dio prioridad a los cañones de asalto y los destructores de tanques, por lo que el desarrollo de los tanques AA de cadenas no tuvo lugar hasta 1942-43. El primero de éstos en entrar en servicio fue el Flakpanzer 38(t), que consistía en un Flak 38 de 2cm sobre el casco de un antiguo tanque checo PzKpfw 38(t). En la primavera de 1943, se diseñó un Flakpanzer IV con cañones AA dobles de 3,7cm, sobre un soporte blindado. Hitler aprobó el diseño, pero el cañón nunca llegó a fabricarse. Se optó por una versión más sencilla, con soportes de cañón ya existentes sobre el casco de un PzKpfw IV. Este modelo se conoció como el Flakpanzer IV Moebelwagen. El Moebelwagen consistía en el casco y el chasis estándar de un Panzer IV, con unos faldones blindados de 10mm de grosor. Aunque éstos parecían muy útiles, en la práctica tenían que ponerse horizontales para que los artilleros pudieran trabajar cómodamente. Así que en el momento crucial de ataque, los tripulantes estaban desprotegidos. Cuando los faldones se levantaban, el vehículo era demasiado alto y, por tanto, muy visible.


El Moebelwagen se produjo con dos monturas de cañón diferentes. Una de ellas contaba con el Flakvierling 38 de 2 cm (montura cuádruple), mientras que la otra tenía un Flak 43 de 3,7cm. El peso en combate de ambos modelos era de 25t, pero el primero tenía una tripulación de 5 hombres y el segundo de 7. La versión de 3,7cm tenía espacio para 416 cartuchos, mientras que la de 2cm llevaba la munición estándar del arma. En ambos casos, los cañones giraban 360º. El Moebelwagen entró en servicio en otoño de 1943 y los pelotones AA de los regimientos de tanques lo utilizaron hasta el final de 1944. Aparte de que el motor se había mejorado (de 2600rpm a 2800rpm), el Moebelwagen era técnicamente similar al PzKpfw IV Ausf H/J. Las dimensiones también eran parecidas, aunque la altura se aumentó a 310cm.