Historia de las Divisiones Panzer en la Segunda Guerra Mundial

Josef Klehr (Oberscharführer de las SS) nació el 17 de octubre de 1904 en Langenau, en la Alta Silesia, hijo de un educador. Después del graduado escolar aprendió la profesión de carpintero, profesión que desempeñó hasta 1934. En 1934 Joseph Klehr solicitó una plaza de educador en la misma institución en la que trabajaba su padre, sin embargo sólo consiguió un puesto de portero de noche. Finalmente, a finales de 1934, consiguió ser contratado como enfermero en el sanatorio de Leubus, en Silesia. Ya en 1932 se afilió a las SS. En 1938 le nombraron vigilante adjunto en el centro penitenciario de Wohlau. En 1939, las SS lo mandaron en calidad de vigilante al campo de concentración de Buchenwald. En 1940 fue trasladado al campo de concentración de Dachau, esta vez en calidad de sanitario de las SS, en 1941 fue nombrado Unterscharführer de las SS y este mismo año fue trasladado a Auschwitz.

En Auschwitz ejerció primero de sanitario jefe, tomando parte en los asesinatos de los presos, llevados a cabo mediante una inyección letal de fenol. Este método era considerado “barato, fácil de aplicar y absolutamente fiable”, siempre que se inyectara con grandes jeringas y largas agujas directamente en el corazón de los presos. A partir de 1943, Klehr fue jefe de la sección de desinfección, y a partir de julio de 1944, jefe de la enfermería de los presos en el campo adyacente Gleiwitz I, donde participó en las selecciones y en los gaseamientos en masa. En mayo de 1945 fue hecho prisionero de guerra por los americanos y condenado por un Tribunal del campo a tres años de campo de trabajo. En 1948 fue puesto en libertad y trabajó hasta su detención en septiembre de 1960 como carpintero en Braunschweig. En el Proceso de Auschwitz en Francfort, Klehr fue condenado en 1965 por asesinato de “al menos 475 personas”, siendo condenado en cada uno de los casos a cadena perpetua; además fue desposeído de sus derechos civiles.