Historia de las Divisiones Panzer en la Segunda Guerra Mundial

Charles de Gaulle (1890-1970), político y militar francés, la figura más destacada en la creación de la V República francesa y su primer presidente (1959-1969).

De Gaulle nació el 22 de noviembre de 1890 en Lille, y se educó en la Academia Militar de Saint-Cyr. Durante la I Guerra Mundial sirvió en Verdún, fue herido tres veces y, en 1916, hecho prisionero por los alemanes. Después de la guerra fue ayudante de campo del mariscal Henri Pétain. De Gaulle comenzó a destacar por su defensa de un Ejército francés muy mecanizado, como se describe en sus libros sobre táctica militar. A principios de la II Guerra Mundial obtuvo el rango de general de brigada. Tras la caída de Francia en manos de Adolf Hitler, escapó a Londres, en junio de 1940, donde anunció la formación de un comité nacional francés en el exilio. En 1942 este comité fue oficialmente reconocido por los gobiernos aliados y por líderes de la resistencia en Francia. Como su presidente, De Gaulle mandó las tropas francesas que luchaban con los ejércitos aliados así como las que participaban en la resistencia en la Francia ocupada por los alemanes.

Jefe de las Fuerzas de la Francia libre

Las tropas de la denominada Francia Libre, bajo el mando de De Gaulle, incluidas las de las colonias francesas y una importante parte de la flota francesa, realizaron un ataque sin éxito a Dakar (actualmente en Senegal) en septiembre de 1940, se unieron a las fuerzas inglesas de Siria (1941) y obtuvieron el control de Madagascar (1942). En junio de 1943, De Gaulle reunió el Comité francés de Liberación Nacional en Argel, capital de la colonia francesa de Argelia, como copresidente junto al general Henri Giraud. Tras maniobrar para apartar a Giraud del Comité, en 1943, De Gaulle se convirtió en presidente exclusivo de éste, que trasladó su cuartel general de Argelia a Londres en mayo de 1944 y a París en agosto de 1944, tras la liberación de Francia por los aliados. Al mes siguiente, el gobierno estadounidense reconoció al Comité como gobierno de facto de Francia. De Gaulle fue elegido por la Asamblea Constituyente, de forma unánime, presidente del gobierno provisional en noviembre de 1945. A los dos meses dimitió; sus propuestas de aumentar los poderes del presidente se encontraron con la hostilidad del pueblo y de la Asamblea. En 1947 organizó un nuevo movimiento político, la Rassemblement du Peuple Français (Agrupación del Pueblo Francés, RPF). Bajo su liderazgo, el RPF trabajó para fortalecer el gobierno central, equilibrar el presupuesto, fomentar la empresa privada y eliminar los controles estatales sobre la vida económica de Francia. Sin embargo, hacia 1953, la fuerza del movimiento había disminuido tanto que De Gaulle lo rechazó y se retiró.

En mayo de 1958 Francia se enfrentaba a la amenaza de la guerra civil por la cuestión de la independencia de Argelia. De Gaulle fue llamado por el presidente René Coty para que constituyera un nuevo gobierno. La Asamblea Nacional le otorgó el poder de gobernar durante seis meses mediante decretos, y de supervisar la redacción de una nueva constitución. La nueva carta, que confería muchos poderes al poder ejecutivo, fue aprobada mayoritariamente por los votantes franceses. En diciembre, De Gaulle fue elegido presidente de la recién creada V República. Tomó posesión de su cargo el 8 de enero de 1959.

Durante su primera legislatura, De Gaulle realizó reformas económicas, industriales y gubernamentales, negoció la independencia argelina y condujo a Francia a la Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea). También apoyó un programa nuclear unilateral para Francia, realizando pruebas nucleares en 1960. Fortaleció las relaciones con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y con la China comunista e intentó extender la influencia francesa en Asia y Latinoamérica en el ámbito cultural y militar, mientras se mostraba agraviado con Estados Unidos.

En 1965, De Gaulle fue elegido para ejercer un segundo mandato presidencial, aunque su margen de victoria fue menor. Durante los años siguientes trabajó en favor de la autonomía del Canadá francófono y de la sustitución del dólar estadounidense como principal estándar monetario de intercambio internacional, abogando por la vuelta al patrón oro. Ordenó en 1966 la retirada de Francia de la estructura militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), aunque sin dejar de pertenecer a la alianza. En mayo de 1968, De Gaulle se enfrentó a la mayor crisis desde su regreso al poder, cuando los estudiantes y los trabajadores en huelga sumieron al país en una verdadera situación revolucionaria. Sin embargo, De Gaulle triunfó y en las elecciones del mes siguiente sus partidarios aumentaron considerablemente su mayoría en la Asamblea Nacional. Dimitió de la presidencia tras ser derrotado en un referéndum nacional sobre la reorganización regional y del Senado, en abril de 1969. Se retiró a su residencia privada de Colombey-les-Deux-Églises y desde allí siguió trabajando en sus memorias hasta su muerte, ocurrida el 9 de noviembre de 1970.

De Gaulle escribió tres libros sobre táctica militar entre 1932 y 1938, además de los tres tomos de sus Memorias (1954, 1956 y 1959). La parte de su autobiografía correspondiente al periodo 1958-1969 (Memorias de esperanza) quedó inconclusa.